uno de los jugadores más famosos de todos los tiempos

El casino Herradura de Binion de noche.

En los siguienes párrafos, vamos a sumergirnos en la fascinante e increíble vida del probablemente mejor jugador de todos los tiempos. Te contamos detalles impactantes sobre sus preferencias de juego, habilidades y forma de entender el negocio de las apuestas. La historia de Archie Karas es única. Los jugadores que saben qué tipo de estrés experimenta un jugador, estar arriba y abajo con grandes cambios, probablemente encontrarán este relato no solo increíble sino también didáctico.

La historia de Archie Karas: cómo se convirtió en una leyenda del juego

Archie Karas, también conocido como el Griego, nació en Grecia en 1950 y recibió el nomre de Anargyros Nicholas Karabourniotis. Creció en una familia muy pobre, y él y sus hermanos no podían disfrutar de ningún lujo; incluso a veces tenían que saltarse las comidas. Esto llevó a Archie a tratar de ayudar a su familia y encontrar formas de obtener algo de dinero para que todos pudieran comer. Empezó a jugar a las canicas con los niños vecinos y ganar el dinero para el almuerzo. Era bueno en eso y rápidamente se dio cuenta de que, de alguna manera, tenía una ventaja en comparación con los otros niños. Y esas eran sus habilidades de juego. No tenía miedo de apostar el poco dinero que poseía y tenía un sexto sentido para aumentar las apuestas.

Archie tenía una relación tensa con su padre y a menudo discutían. Un día, después de otra discusión que rápidamente se convirtió en violencia, el padre de Archie le arrojó una pala y casi le golpea la cabeza. Ese fue el momento en que la futura leyenda del juego decidió que ya era suficiente. Se escapó de casa a los 15 años y consiguió trabajo como camarero en un barco.

America le ofreció nuevas oportunidades

Después de pasar dos años en el mar, el barco en el que se encontraba atracó en Portland, Oregón. Esa fue la primera vez que alguno de los barcos en los que viajaba navegaba hacia Estados Unidos y Archie supo que esta era su oportunidad de abandonar su trabajo y buscar una vida mejor en la tierra de las oportunidades. Ni siquiera hablaba muy bien inglés, pero eso no le impidió dejar su trabajo y quedarse en los EE. UU.. Hizo autostop hasta Los Ángeles e inmediatamente encontró trabajo como mesero. Tuvo que aprender inglés por su cuenta lo mejor que pudo.

Justo al lado del restaurante había una sala de billar y una bolera, y Archie pasaba casi todo su tiempo libre allí. Se convirtió en un gran jugador de billar, pasaba muchas horas jugando y ganaba más dinero con el billar que sirviendo mesas. A menudo encontraba nuevos inocentes contra los que jugar. Uno de sus contrincantes habituales era el dueño del restaurante, que también disfrutaba jugando al billar. A la edad de 19 años, Archie Karas, un nuevo talento, ganó un montón de dinero con él y muy pronto se dio cuenta de que no tendría que volver a trabajar en su vida. Mientras tanto, aprendió las reglas del Texas Hold’em y comenzó a jugar, ya que el salón de billar también tenía juegos de póker en la trastienda. Lo que más impresionaba y asustaba a los rivales de Archie era su calidad y ganas de jugar en los límites más altos, contra los mejores jugadores. No tenía miedo y estaba listo para enfrentarse a todos, incluso siendo tan joven.

: “Realmente no valoro el dinero. Las cosas que quiero, el dinero no las compra: salud, libertad, amor y felicidad. No tengo miedo, y juego como si no tuviera miedo de perderlo. Incluso cuando era niño en Grecia, no tenía miedo de apostarlo todo, ya fueran canicas o cualquier otra cosa.” – Archie hablando de su juventud

Primeros pasos para convertirse en uno de los jugadores más famosos

Todo lo relacionado con el juego parecían ser algo natural para Karas. En los años siguientes, siguió subiendo y subiendo los límites por los que jugaba. Afirma haber pasado de la quiebra a ser millonario y volver varias veces. Karas tenía una negligencia única hacia el dinero. No podía controlar sus pérdidas y siempre quiso jugar apuestas más altas. La mayoría de los jugadores ponen algún límite a las pérdidas y reducen las apuestas si sienten que están en una mala racha o que sus fondos se están derritiendo. Pero no Archi Karas, un nuevo talento. Logró acumular un fondo de más de 2 millones de dólares sin ninguna gestión bancaria y perdió todas sus ganancias en tan solo un par de semanas a fines de 1992.

Sin duda, probablemente la cualidad más fuerte y al mismo tiempo más peligrosa de Karas era su habilidad para no estresarse. Estar arriba y abajo con cambios tan grandes, tantas veces, definitivamente sería el final de las carreras de juego para la mayoría de los jugadores en el mundo. Pero el griego sabía que estaba destinado a algo especial. Quería ser uno de los jugadores más famosos de todos los tiempos. Se quedó literalmente con 50 dólares en el bolsillo tras la mala racha de diciembre de 1992. Era hora de reevaluar la situación y empezar de nuevo. La historia de Archie no podía acabar aquí. Decidió que tenía que dar un paso más y dirigirse a la capital mundial del juego, Las Vegas. Con sus últimos 50 dólares y un tanque lleno de gasolina, tomó la ruta 15 hacia la ciudad del pecado. Y así es como comenzó el relato de la mayor racha ganadora en la historia de los juegos de casino.

Bienvenido a Las Vegas

Karas solo tenía una cosa en la cabeza: apostar. Estaba decidido a tener éxito y no podía importarle menos los 2 millones que había perdido solo unos días antes. La confianza de cualquier ser humano normal habría sido sacudida. Sin embargo, no la Archie, con sus nervios de acero y la mentalidad de que no podía perder.

Tan pronto como llegó a Las Vegas, fue directamente a un casino. Tal vez esa era su idea de hacer turismo, ya que fue directamente a uno de los casinos más famosos de la ciudad, y definitivamente, el que permitía las apuestas más grandes: Herradura de Binion. Sabía que los 50 dólares que tenía no eran suficientes y no lo llevarían demasiado lejos. Afortunadamente, conoció a un viejo amigo del póker en el casino, que se había familiarizado con su talento. Archie pidió un préstamo de 10.000 $ para jugar al razz por 200/400 $. Y este fue el comienzo de lo que se conocería como “The RUN”, la racha ganadora más larga y exitosa en la historia de los juegos de casino. Karas logró triplicar la cantidad en solo 3 horas. Rápidamente le devolvió la suma prestada a su amigo, más un bono adicional de 10.000 $ por el riesgo. Él se quedó con otros 10,000 $.

El casino Herradura de Binion de noche.

Karas fue a un bar con mesa de billar cerca de Liberace Plaza en East Tropicana. Allí encontró a un jugador de billar y póker rico y respetado. Archie se negó a revelar su nombre por el bien de la reputación de su oponente y simplemente se refirió a él como “Mr. X”. Inmediatamente lo desafió en un billar de 9 bolas a apostar 5000 $ por juego, y comenzaron a jugar.

Juego tras juego, victoria tras victoria, Archie ganó varios cientos de miles de dólares y gradualmente aumentaron las apuestas, hasta alcanzar los 40.000 $ por juego. Karas terminó ganando 1,2 millones de dólares. Los dos jugadores decidieron ir al casino Herradura de Binion y jugar al póler. La máquina griega ganó 3 millones adicionales de su oponente. Pero eso no fue suficiente. Archie quería aumentar aún más las apuestas, a un nivel al que solo unos pocos jugadores se atrevían a jugar.

Archie Karas, un nuevo talento después de su racha de apuestas

Después de pasar solo 3 meses en Sin City, Archie acumuló un fondo de siete millones de dólares. El nombre de Archie Karas pasó a ser el más popular en Las Vegas, y los relatos de sus juegos atraían a jugadores de todo el mundo que iban para vencerle. La mayoría de la gente normal tomaría 7 millones de dólares sin pensarlo dos veces y se establecería de por vida. Pero Archie estaba conectado al mundo de las apuestas de manera diferente.

Quería seguir jugando y desafiar a los nombres más importantes de la industria del póker en ese momento. Intrépido y listo para enfrentarse a los mejores en los juegos de póker mano a mano, literalmente derribó a algunos de los mejores jugadores del mundo, como Doyle Brunson, Stu Ungar, Johnny Chan, Chip Reese. Todos se enfrentaron a Archie.

Estaba tirando dados en Herradura de Binion mientras esperaba a que su oponente apareciera para sus partidas de póker. Estaba encendido, sin importar lo que hiciera, sin importar el juego que jugara. Archie Karas, el nuevo talento, realmente creía que era el campeón mundial de póker mano a mano de todos los tiempos. En casi cuatro meses, en una asombrosa exhibición de habilidad, coraje y suerte, el griego amasó su fortuna y pasó tener 7 millones de dólares a 17 millones.

“Fui el mejor. Un ejército de un hombre. Llegué a la cima por mí mismo. Jugaba con cualquiera que viniera a la ciudad y me desafiara. No me importaba quién era. Y los vencí a todos. Pero luego ellos ya no querían jugar y yo tenía que hacerlo. Tenía tanta acción en mí… Así que empecé con los dados. Cuando jugaba, había filas de personas mirándome.” – Archie recuerda su racha ganadora.

Jugando a craps

Karas oficialmente se quedó sin oponentes de póker a los que desafiar. Después de todo, no muchos jugadores en el mundo pueden permitirse jugar apuestas de 5.000/10.000 $. Además de eso, los jugadores no querían jugar contra Archie porque todos sabían que estaba en una de las mejores rachas de victorias jamás vistas. Su actitud imprudente hacia el dinero, combinada con sus habilidades en el póker y su enorme bankroll fueron suficientes señales rojas para los jugadores profesionales, para evitar juegos mano a mano contra el inmigrante griego.

Maleta llena de dólares.

Pero Karas no podía parar. Volvió su atención a las mesas de dados. Comenzó a jugar todos los días, apostando el máximo de 20.000 $ por rollo, y constantemente le pedía al propietario del casino Binion que lo dejara jugar apuestas más altas. En un par de meses jugando dados todos los días, el griego aumentó su presupuesto a 25 millones. Ahora ya no tenía el problema de encontrar a un oponente. Solo necesitaba una mesa de dados y un par de millones de dólares para cada sesión.

Su nuevo mayor problema era dónde guardar todo el dinero que ganaba. Usó varios bancos, así como la caja del casino, donde normalmente dejaba 2 o 3 millones para el día siguiente. Literalmente transportaba millones de dólares de un lado a otro de la ciudad. Estaba constantemente acompañado por varios guardias de seguridad que siempre estaban atentos a los atracos. Karas hizo todo con mucho pensamiento y precisión. Nunca le dijo a su seguridad ni a los conductores el destino final de sus viajes. “Ve a la izquierda”, “ve a la derecha” y “hacia adelante” fueron las únicas instrucciones que salieron de la boca de Karas. Llevaba un arma con él en todo momento, y solo les dijo a sus amigos más cercanos dónde vivía. Ahora, pensando en esos años, Archie recuerda:

“Movía el dinero dentro y fuera, un proceso muy peligroso. Estaba haciendo una obra maestra con él, porque sentía que todos los atracadores del mundo estaban dando vueltas. Desde el principio, procuré no repetir mis movimientos y tomé precauciones extraordinarias en todo momento…. Mezclé mucho mi rutina. Fui muy impredecible y nunca dejé que nadie supiera mi horario de llegada.”

Casi quiebra el casino más famoso de Las Vegas

Karas siempre había dicho que los dados eran el juego en el que podía ganar un millón de dólares con una sola tirada. Dado que no pudo encontrar ningún jugador de póker dispuesto a jugar contra él en las apuestas más altas posibles, y estaba teniendo una muy buena racha en las mesas de dados en el casino Herradura, decidió ir más allá y pedir a los propietarios del Binion que le dejaran jugar apuestas aún más altas. El dueño del casino, Jack Binion, no quería enojar a un cliente tan fantástico, así que lo aprobó y permitió que Karas jugara $100,000 por tirada.

De alguna manera, contra todo pronóstico, Archie siguió ganando. Hubiera sido desastroso para el casino Binion si Karas fuera a gastar sus millones en otro casino, por lo que siguió cediendo a sus demandas de aumentar el tamaño de las apuestas hasta que alcanzaron los 300.000 $ por apuesta. El griego terminó teniendo cada una de las fichas de 5,000 $ en el casino, que valían alrededor de 18.000.000 $. La gerencia tuvo que pedirle a Karas que vendiera algunas de las fichas y le dio fichas especiales de 25,000 $, especialmente para él. Sin duda, el casino debe haber temido ser catastróficamente arruinado por este hombre, que simplemente no podía dejar de ganar. En ese momento, Karas había amasado 40 millones, de los que 23 provenían de las mesas de dados del casino Herradura.

Este fue el pico de la racha ganadora de apuestas más exitosa y más larga hasta el momento. Archie Karas logró convertir sus 50 dólares iniciales en 40 millones en poco más de 2 años. La historia de Archie Karas es como un mito en Las Vegas y no hay un solo jugador de póker o un empleado del casino que no haya oído hablar del griego y su increíble racha.

Todo lo bueno acaba

Binion, donde Archie lo perdió todo

Como un avión que va directo hacia arriba, finalmente se detiene y cae en picada. Eso es lo que le pasó a Archie Karas, solo que tal vez no era como un avión, sino más bien como un cohete o una nave espacial, y una caída en picado es una especie de expresión suave. El griego perdió casi todo su bankroll de 40 millones en un par de meses. La racha perdedora comenzó con un período de 3 semanas en el que Archie perdió 30 millones en el casino Herradura de Binion. Primero, fueron 11 millones en la mesa de dados. Frustrado y decepcionado por su error de no detenerse después de los primeros 3-4 primeros millones, Archie regresó al casino al día siguiente, esta vez para jugar baccarat de alto riesgo.

Una vez más, convenció a la gerencia del casino para que elevara los límites solo para él a 300.000 $por apuesta. En diez días, el griego vió esfumarse 17.000.000 en el baccarat. Entre esos juegos, Archie trató de jugar un poco de póker y recuperar parte del dinero que perdió contra el casino, pero en lugar de eso, fundió otros 2 millones en el Chip Reese en juegos de mano a mano de 10.000/20.000 $. En solo tres semanas, Archie perdió 30 millones. Después de ese desastre, decidió tomarse un par de semanas de vacaciones y regresar a Grecia.

Tan pronto como Karas regresó a Las Vegas de sus vacaciones en su país natal, fue al casino. Déjà vu ¿verdad? En menos de un mes perdió el resto de los asombrosos 40 millones que había ganado en los últimos casi tres años. Y ahí estaba. La mayor y más larga racha ganadora en la historia no solo de Las Vegas, sino del mundo, llegó a su fin.

La mayoría de ustedes pueden estar atónitos y no creer cómo un jugador puede perder tal cantidad sin detenerse o al menos dejar algo de lado. Pero no olvidemos que Archie Karas es una figura muy, muy compleja que es un jugador genio e intrépido, que simplemente no valora el dinero como lo hace la mayoría de la gente. Si lo hubiera hecho, nunca habría ganado tanto dinero en primer lugar. Terminaremos este párrafo relativamente triste y doloroso con una parte de lo que dijo uno de los mejores jugadores de póquer, Doyle Brunson, sobre Archie el Griego Karas:

“Es uno de los pocos tipos que he visto que no tiene miedo de perder. Quiero decir, el dinero no significa absolutamente nada para él… Lo maravilloso de Archie es que no parece molestarle en absoluto. Solo sigue adelante”.

Los años siguientes

Después de que se corriera la voz sobre cómo Archie Karas había perdido 40.000.000 de dólares, los rumores comenzaron a extenderse. Muchos creyeron que se había ido y se había suicidado. Nadie lo vio en Las Vegas durante cinco o seis meses. Después de todo, ¿cuánto estrés y tensión puede manejar el cerebro humano? ¿Seguía vivo o se quebró bajo la presión y la devastación? Como ya mencionamos varias veces, Archie Karas era una persona increíblemente inteligente y mentalmente fuerte y tenía una comprensión única del dinero. No solo estaba vivo y bien, sino que estaba listo para regresar a Sin City después de un par de meses lejos de las mesas de casino. En los años siguientes, realizó algunos milagros de juego más, o quizás más correctamente mini rachas. Lo que queremos decir con mini rachas es convertir cantidades como 30.000 o 40.000 $ en 3 o 4 millones de dólares en un par de semanas o incluso días. Esos números no tienen un efecto tan fuerte ahora que conoces los pormenores de la mejor y más larga racha en la historia de las apuestas, ¿verdad? Aún así, esos logros son verdaderamente fenomenales.

Algunas personas piensan que tuve suerte entre 1992 y 1995 y acumulé más de 40,000,000. He ganado y perdido fortunas la mayor parte de mi vida durante 40 años. Mi mentalidad va a toda velocidad, sin tener en cuenta la cantidad de dinero que estoy apostando. La falta de miedo a la quiebra siempre fue mi secreto para ganar a lo grande en más mini rachas de las que podría contar. En mi mente, era fácil empezar de nuevo y simplemente ganar otra montaña de dinero… Esa es la vida de un jugador. Me considero el rey de los jugadores porque lo logré y lo perdí y, como dice Frank Sinatra, me mantuve erguido y encajé los golpes y lo hice a mi manera… – Archie Karas

Culplables de engaño y fraude

El 24 de septiembre de 2013, Anargyros Karabourniotis fue arrestado despuñes de que la Comisión de Juego de Barona lo atrapara marcando cartas en la mesa de blackjack de un casino de San Diego. Según el fiscal de distrito del condado de San Diego, el incidente ocurrió en julio, cuando las cámaras de vigilancia del casino filmaron a Karas. Las imágenes mostraban a Archie marcando el dorso de sus cartas con un tinte insertado en una ficha de juego ahuecada que deslizaba discretamente sobre las cartas que quería que se marcaran. Usaría las marcas para determinar el valor de la carta (marcando solo cartas de alto valor) y decidiría qué hacer a continuación, dándole una clara ventaja injusta. Cuando la policía irrumpió en su casa para arrestarlo, encontraron las fichas de casino vaciadas, lo que confirma sus acusaciones anteriores. Para obtener más información sobre el arresto, mire el video a continuación”

Este fue el cuarto arresto de Karas, ya que fue arrestado por la Junta de Control de Juegos de Nevada en 1988, 1992, 1996 y 2007 bajo sospecha de hacer trampa en el blackjack en los casinos de Las Vegas, Reno y Laughlin. Sin embargo, nunca fue sentenciado a prisión. Esta vez, pasó 73 días en la cárcel antes de ser puesto en libertad bajo fianza. El griego se declaró culpable de sus cargos y menos de un año después, fue sentenciado a tres años de libertad condicional y obligado a pagar casi 7.000 $ en multas.

La Comisión de Juegos de Nevada votó por unanimidad para hacer de Archie Karas la persona número 33 en el ‘Libro Negro’ de Nevada, conocido oficialmente como la Lista de Personas Excluidas de Nevada. Como resultado, el autoproclamado mejor jugador de apuestas del mundo, que no se presentó a la audiencia para defenderse, enfrentaría cargos penales si ingresara nuevamente a un casino en Nevada. Una especie de final triste para la milagrosa carrera de apuestas de Karas en la ciudad del pecado. Sin embargo, aún podría visitar casinos en otros estados o países, pero lo mejor es probablemente apegarse al juego, que el propio Archie decía a menudo que era su mayor fortaleza: Texas Hold’em, el póker.

Palabras finales: ¿Dónde está Archie Karas ahora?

Archie el Griego Karas todavía vive en Las Vegas. Aunque ya no puede visitar sus destinos favoritos, ha decidido quedarse en la ciudad, en la que es considerado una leyenda viva del juego. Su historia quedará grabada para siempre en el folclore de las apuestas de Las Vegas.

A medida que pasa el tiempo, el significado histórico de que llegara a la Ciudad del Pecado con solo 50 dólares en su bolsillo y acabara con 40 millones en dos años probablemente seguirá siendo inigualable en las próximas décadas, o tal vez incluso para siempre. Es el ejemplo perfecto de una persona que disfruta de los juegos de azar por la emoción y la adrenalina y no por el dinero.

En caso de que quiera divertirse un poco y experimentar la emoción de los juegos de azar, pero realmente no puede permitirse el lujo de ir a Las Vegas, no se preocupe porque Internet está lleno de proveedores de juegos de apuestas en línea. Puede consultar nuestra lista de los mejores casinos online por [año] y probar. Obviamente, no necesita más de 50 $ para jugar e intentar ganar una cantidad espectacular. Nadie sabe cuándo la dama de la suerte aterrizará en su hombro y le guiará hacia algo especial.